AMENITIES PARA HOTELES Y PRODUCTOS DE ACOGIDA       Amenities Frances   ;Amenities portuguese

amenities amenities

AMENITIES Y PRODUCTOS DE ACOGIDA PARA HOTELES

Hoteles a media pensión

23 de Agosto 2010

La ocupación hotelera se ha visto incapaz de esquivar la crisis; es más, ésta ha sido la principal causa por la que el número de reservas hoteleras ha disminuido un 15%

Burgos recibe cada verano miles de turistas venidos desde distintas partes de España y del resto del mundo. La mayoría de ellos recala en la ciudad una o, a lo sumo, dos noches como máximo. Y es que la capital burgalesa es, en la mayoría de los casos, un destino de paso.
El perfil de los visitantes de Burgos es muy variopinto: los peregrinos tradicionales a los que cada año se les suma un mayor número de ‘tourigrinos’(la vertiente más sofisticada de los caminantes compostelanos), parejas y familias que apuestan por el turismo que brinda la región castellana en detrimento de las ofertas del litoral español. Burgos también recibe cada vez más visitas de curiosos movidos por el interés que suscitan los yacimientos de Atapuerca y, especialmente, atraídos por el reclamo del Museo de la Evolución Humana. En apenas un mes y medio desde que abriera al público, el MEH ha recibido casi 60.000 visitantes, según explicaron sus responsables el sábado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el visitante más ilustre que ha pasado por el Museo desde que lo inaugurara el 13 de julio la Reina Doña Sofía.
Los empresarios hoteleros de Burgos, conscientes de esta diversidad de nuevos visitantes y turistas, han adaptado su oferta hotelera a las circunstancias. Así, se pueden encontrar desde hoteles de cinco estrellas hasta albergues de peregrinos, pasando por establecimientos de calidad intermedia.
Eso sí, todos cuentan con un factor común: la crisis ha hecho mella en el número de reservas de habitaciones, así como en el precio de alquiler de los dormitorios, cantidad que se ha visto rebajada en torno a un 15 por ciento.
La cruz de la moneda la encarna, entre otros, el hotel Velada (establecimiento de cuatro estrellas, sito en la calle Fernán González), quien a causa de los estragos económicos ha experimentado una acusada bajada en la ocupación: desde que emergió la crisis el número de reservas ha descendido un 25 por ciento. Por su parte, el precio de alquiler de una habitación ha bajado un 12%.
Estos decandentes resultados los avala el director y propietario del hotel Norte y Londres, Luis Mata, quien asegura que desde que se desató la crisis la ocupación hotelera descendió un 15 por ciento y el precio por habitación un 17%. Eso sí, poco a poco la situación se está recuperando con respecto a 2008, en plena ebullición de la depresión financiera. Además, Luis Mata añade que no se han cumplido las expectativas de ocupación con la llegada del Año Jacobeo. Es más, el propietario del Norte y Londres señala que éste ha sido un año «nefasto» en cuanto a número de peregrinos. Mata explica que la apertura del nuevo albergue y la tendencia de reducir el Camino a los últimos 100 kilómetros (desde la localidad lucense de Sarria) también han contribuido a reducir la demanda.
Pero, claro está, toda cruz tiene su cara. Así, el lado positivo de esta delicada situación viene de la mano de establecimientos como el hotel NH La Merced o el más modesto hotel Conde de Miranda.
El primero de ellos asegura presumir de una clientela fija a la que se la han sumado aquellos turistas atraídos por conocer los tesoros  que alberga el Museo de la Evolución Humana, de manera que, entre unos y otros, la crisis apenas se ha dejado ver. La ocupación en verano no puede ser mejor: «Estamos al 100%», afirma uno de sus recepcionistas.
 Por su parte, el hotel Conde de Miranda (situado junto a la estación de autobuses) asegura que la crisis tampoco le ha afectado en exceso ya que las catorce habitaciones que oferta el hotel han estado ocupadas durante prácticamente todo el verano. Aunque eso sí, se han visto obligados a cerrar las cocinas.
Escala de grises
Del mismo modo, hay muchos otros hoteles que reflejan una situación intermedia. Es decir, la crisis no ha sido protagonista, aunque tampoco ha pasado desapercibida.
Ejemplos de ello son dos de los hoteles más nuevos de la ciudad: el Abba y el AC. Desde la dirección del AC, Araceli Pinedo explica que el precio por habitación se ha visto reducido un 40 por ciento: «Nunca hemos trabajado con tarifas tan bajas»; aunque los resultados de 2010 son mejores del año anterior lo que anima a pensar que la situación está mejorando.
Opinión que también comparte el principal responsable del Abba, Álvaro Gredilla: «Este año esperamos tener un 5% más de ocupación que en 2009 y tratar de mantener el precio de alquiler de las habitaciones, evitando el desplome en las tarifas que experimentamos hace dos años», explica.


*Fuente extraida de europapress.es
Empresa | Catalogo | Productos | Paquetes | Noticias Subscripcion a Noticias | Sitemap | Contacto | Aviso Legal | Links
© Copyright 2005 - -2017